Categoría: Tips , 12 Diciembre, 2017

Y en la próxima pelea… ¡Nosotros versus el Calor!

Y en la próxima pelea… ¡Nosotros versus el Calor!

Están quienes disfrutan el calor y quienes no. Lo que sí no se presta a debate es cuando estamos en casa y la temperatura sube y sube y sube, hay que encontrar algún método para refrescarse. Porque queremos que siempre disfrutes estando en tu hogar, InfoCasas preparó esta guía con algunos trucos frecuentes y no tanto para combatir las altas temperaturas. Aunque tengas aire acondicionado, te servirán para darle un respiro a tu bolsillo, gastar menos y tener un consumo más responsable

Cómo dar pelea al calor


Round 1: el primer golpe es la orientación de la casa o apartamento


Es obvio que no vas a mover toda tu casa para darle pelea al calor. En este round, la estrategia es primero conocer al rival: el sol y todo su poder de combate. Las zonas de la casa o apartamento que más tiempo reciban luz solar durante el día, serán las que debemos acondicionar mejor para no sufrir tanto los golpes de calor (aislamiento, pintura, y todos los detalles que se puedan aplicar y que te contamos más adelante en la nota).

El salvaje oeste: El sol desde el oeste tiene muchas horas durante el día para incidir sobre tu hogar. Si en tus planes se encuentra aislar térmicamente las paredes, esta pared debe tener más aislante que las demás.


Aunque estés en medio del desierto hay posibilidad de refrescar la casa

Este dato es útil si estás buscando casa o apartamento para tus vacaciones. Una casa fresca debe tener buena aislación en este sector, y si la fachada da al oeste será más calurosa que si está orientada en otra dirección. Gastarás más aire acondicionado si tiene, pero eso sí, seguramente vas a ver hermosos amaneceres y probablemente no pases mucho tiempo durante el día en la casa, así que queda a tu criterio evaluar pros y contras de una casa o apartamento orientado de frente al calor.

Round 2: dando pelea en el exterior


La pelea contra el calor empieza afuera de la casa, con pintura adecuada en la fachada, persianas, enredaderas en las paredes, plantas en el balcón,  y otros detalles que a continuación te comentamos para ganarle por knockout a las altas temperaturas. ¡PUM!

Pintura: Una superficie blanca puede reducir la absorción de calor un 50% más que una pared oscura. Y si tu opción no se limita a blanco o negro, en el momento de elegir colores lo mejor es optar siempre por colores brillantes por encima de los pasteles, ya que nos protegen mejor del calor.


Así no

Persianas: Inventada por los persas, usada por los antiguos chinos y egipcios (también por los modernos), la persiana es un mecanismo tan sencillo como eficaz contra el calor. Bloquea la luz solar mientras deja pasar el aire, y la temperatura baja hasta un promedio de 6°C, lo que permitiría un ahorro de hasta 7% en electricidad.

Árboles: La sombra es el mejor aislamiento; renueva y oxigena el aire. Una casa con jardín arbolado alrededor o al menos en la zona donde más golpea el sol, resistirá la pelea contra el calor unos cuantos rounds.

Plantas: Una enredadera crea una capa de aislamiento en la pared, también funciona de manera óptima como aislante natural.


Tampoco exagerar, pero más o menos así es la idea

Round 3: el interior de la casa es la pelea en el centro del cuadrilátero


Además de todo lo anterior, antes de caer en la obviedad del aire acondicionado (que también tiene sus trucos para ahorrar y optimizar nuestra calidad de vida) hay otras opciones que podemos implementar:

Plantas otra vez: Nunca desestimes el poder de la naturaleza. Las plantas pueden ayudar mucho si son regadas por la noche, ya que refrescan la atmósfera. El agua, al evaporarse, hace bajar la temperatura del ambiente.

Aprovechando la diferencia de presión: ¿Vas a abrir las ventanas? Con la ventilación cruzada podés renovar el aire y mantenerlo en movimiento. Abrí las ventanas (o puertas) en paredes opuestas, ya que la diferencia de presión genera circulación (por supuesto, cuidado en días muy ventosos, claro). Tampoco olvides que el aire caliente asciende. Si tenés ventanas en sectores altos de la casa, claraboyas o un tragaluz que pueda abrirse, tenés una buena ventaja.

Mimbre: Livianos y decorativos, no solo sirven para vestir el patio o jardín. En el interior de tu casa, su constitución única permite la circulación del aire en las habitaciones de manera mucho más efectiva que cualquier otro. El mimbre fue usado por los antiguos egipcios, de hecho lo hallaron enterrado junto a Tutankamón. Para quienes estén interesados, les dejamos un trabajo realizado por el arquitecto Guillermo Rey sobre la presencia del mimbre en los muebles de la humanidad a lo largo de la historia: http://www.fadu.edu.uy/sepep/tesis/el-mimbre-como-material-para-muebles/ 



Aislamiento: Paredes dobles y techo con cámara de aire son muy eficientes para aislar el calor. Otra forma de aislación es la fibra de vidrio, o bloques de isopor. Las ventanas dobles también funcionan bien como aislante, con cámara de aire entre ambas placas. Es posible así reducir hasta un 60% la absorción del calor.

Round 4: Ahorrás energía, te ahorrás calor


La pelea también está en tu bolsillo. Administrando mejor la energía vas a durar más rounds en tu pelea contra el calor, y de paso el planeta te lo agradecerá.

Aire acondicionado: La temperatura recomendada es de 22°C, si querés evitar afecciones en la salud. Además no te olvides que cada grado que se baja en el aire acondicionado implica un 4% más de consumo eléctrico.

Electrodomésticos: Desconectalos si no están usándose. Son aparatos que, encendidos, generan mucho calor. Desenchufando la televisión, equipo de música, cargadores de los celulares y computadoras podés disminuir entre 2 y 3 ºC la temperatura con esta medida. Esto incluye también apagar las luces que no se necesitan (habitaciones vacías, o zonas del hogar que aún se iluminan bien con luz natural).



Round 5: los clásicos trucos, más viejos que Maracaná


Nunca dejemos de lado la sabiduría popular. Los trucos  de las abuelas siguen usándose con rotundo éxito, como por ejemplo:

¿El extractor de la cocina?: Sí. Está hecho para renovar el aire, ¿verdad? También se lleva el calor además de los olores.
En serio.
De verdad.

Ventilador potenciado: Sería como si en la película Rápidos y Furiosos en lugar de tunear el auto tunearan tu ventilador. No va a funcionar más rápido, pero un viejo truco que nunca falla es poner hielo en un recipiente frente al ventilador, y el aire se enfriará mucho más mientras no se derrita el hielo; conseguirás enfriar la habitación unos 3 o 4 ºC y consumirás poca electricidad. Otra opción es colocar botellas de hielo detrás del aparato, así el aire que succiona para expulsar por el frente es más frío.



Round 6: recursos extremos


En momentos desesperados, medidas desesperadas. Es nuestro momento Rocky Balboa. No vamos a puntualizar mucho, basta con decir que algunas personas que sufren demasiado el calor colocan sábanas en una bolsa limpia y la ponen en el congelador, para que estén frescas por las noches al colocarlas en la cama (la bolsa las mantiene secas y sin olor a comida).

Mientras que otros colocan botellas en la cama con agua congelada, para que absorba el calor y nos refresque. Sería una bolsa de agua caliente pero al revés.

Último round: contra las cuerdas


Si a esta altura de la pelea no le ganaste al calor, tal vez quieras probar con estos curiosos consejos que encontramos por ahí navegando en la web, si funcionan o no, ya queda en tus manos:

Comer picante y bañarte después: Te hará transpirar como el/la mejor, y cualquier cosa que puedas hacer para sudar acentuará la pérdida de calor por evaporación. Vas a necesitar un buen baño después, y en ese baño vas a evitar el agua fría, porque el cuerpo reaccionará tratando de preservar el calor: deja de fluir sangre a la piel y el calor se queda atrapado adentro. Para una ducha refrescante, la temperatura ideal del agua es 20ºC.

Convirtiéndote en marsupial: Dicen por ahí que los canguros se lamen las muñecas para refrescarse. Al evaporarse, la saliva toma energía de las propias muñecas lo cual baja la temperatura en esa zona, donde las venas y arterias que pasan están más cerca de la epidermis. Con eso se refresca la sangre en circulación.



Usar ropa mojada: Humedecer la ropa no parece algo digno de un adulto, pero algunos lo hacen, y con muy efectivo resultado. Para que el agua se evapore se necesita una entrada de energía que vendrá del calor de tu cuerpo, lo que producirá un efecto refrescante en su piel, bajando la temperatura. Algunos extremistas se sientan así frente al ventilador, el aire soplando sobre la piel acelerará el proceso de evaporación, lo que contribuye a sentirse más fresco… (y a veces a enfermarte, cuidado con eso).



Suena la campana, fin de la pelea. Con estos consejos desde el rincón, seguro ganarás la contienda contra el calor.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?