Categoría: Tips , 13 Julio, 2018

Aunque el espacio sea chiquito

Aunque el espacio sea chiquito

El 51% de los que buscan apartamentos en InfoCasas, optan por monoambientes o apartamentos de 1 dormitorio. A su vez, el 28% de los inmuebles publicados tienen un metraje menor a los 40 m2. Muchos uruguayos se han acostumbrado a vivir en espacios reducidos, pero si hay algo que nos ha enseñado este Mundial con Uruguay y Croacia es que no hace falta un área extensa (ni una gran población) en territorio o población para llegar lejos. Lo mismo puede pasar con tu apartamento: por más pequeño que sea, sabiendo cómo aprovechar al máximo el espacio que tenemos, podés lograr que un monoambiente resulte cómodo y habitable. Hoy te contamos los secretos para ampliar el metraje de tu apartamento sin necesidad de grandes reformas.

Aprovechá las paredes


Una pared en blanco siempre nos llama a colocar cuadros, fotos u otros adornos. Pero cuando el apartamento es muy pequeño, ese enorme espacio de las paredes puede ser muy bien aprovechado (y sin alterar la estética) colocando simples estanterías para guardar cosas.

Este tip también incluye esos espacios pequeños que en general pasamos por alto; como el área entre la mesada de la cocina y la alacena (donde se pueden colgar cucharones y tazas, por ejemplo), o entre las puertas y el techo, donde también podemos colocar estantes.


En un monoambiente, divide y reinarás


Existe la idea de que cuantas menos divisiones haya, más grande es la sensación de espacio. Esto es cierto para algunas reformas (por ejemplo, cuando se pasa de una cocina definida a una integrada, y se gana luz derribando esta separación), pero en el caso de los monoambientes suele ser más funcional mantener algunas zonas divididas. Simplemente con un biombo, unos palets o un mueble se puede separar el dormitorio del resto de la casa, y hacer espacios mucho más funcionales (además de preservar la intimidad del cuarto cuando vienen visitas).

Una excelente solución es colocar la TV sobre un mueble a los pies de la cama, que funcione como división y almacenaje. Te recomendamos un soporte giratorio para el televisor, de manera que se pueda ver desde el sofá o desde la cama.



Y para dividir otro tipo de ambientes, los muebles de altura progresiva son una gran opción estética que cumple su función de almacenamiento pero dejando circular la luz.


Los espejos mágicos existen

 
Sí, los espejos tienen un poder mágico: multiplicar los espacios pequeños. Por esa razón, por ejemplo, es que en los ascensores casi siempre hay espejos. Generan ilusión de profundidad y eliminan la sensación de ahogo. Podemos usarlos en paredes y armarios, incluso colocados estratégicamente en las puertas del mobiliario flotante de la cocina puede funcionar (muchos usan como alternativa superficies pulidas como puertas metálicas).


Un mueble, muchos usos


Un tip infalible para los apartamentos chicos es no abarrotarlos de muebles y dejar espacios de circulación. En esto, los muebles multifuncionales son nuestros grandes aliados.


Muebles nido y plegables: Las sillas y mesas plegables, típicas de exteriores, pueden ser útiles para espacios reducidos. También las mesas extensibles, que nos dan un espacio extra para comer cuando recibimos visitas. De la misma forma funcionan los llamados muebles nido, que debajo de ellos contienen uno o más muebles de menor tamaño, expandiendo sus funciones.


Mesas superpuestas: Las mesas superpuestas con ruedas maximizan espacios y dan un toque estético. De hecho las ruedas son muy útiles en todo tipo de muebles: desde camas hasta bibliotecas o muebles de cocina. Poder flexibilizar los espacios es un gran insumo en monoambientes pequeños.

Ya tenés todas las soluciones para multiplicar el espacio de tu departamento. ¡Empezá a disfrutarlo! Aquí te damos más ideas de decoración según las últimas tendencias para este año y algunos consejos para renovar la energía de tu casa.


Mesa-baúl: La mesa baja del living puede perfectamente cambiarse por un baúl de madera o mimbre que funcione al mismo tiempo como superficie de apoyo y para guardar cosas. Los baúles quedan preciosos para decorar, pero si lo rústico no es tu estilo se puede cubrir con una tela y nadie va a adivinar lo que hay debajo.


Sillas para guardar cosas: Así como la mesa puede tener una segunda función, también se están usando muchísimo las sillas otomanas de almacenamiento, que debajo del almohadón esconden un espacio hueco donde se puede almacenar lo que se te ocurra. Además dan un aire elegante al espacio: este tipo de asiento fue uno de los muebles lujosos que Europa importó del Oriente en el siglo XVIII.

El viejo y querido sofá-cama: Un clásico que siempre se renueva para los apartamentos muy chicos es el sofá-cama, que incluso podemos fabricarlo nosotros mismos. Tomamos dos colchones de una plaza, les colocamos soportes para levantarlos del piso y evitar que se doblen con el peso, y con unos almohadones apoyados en la pared ya tenemos un lindo sofá para el living. Y cuando necesitamos la cama, los unimos, con el cuidado de colocar ganchos para que no se separen.


La cama que desaparece: Son camas inventadas a principios del siglo XX, que gracias a un sistema de bisagras se pueden guardar en la pared, despejando completamente el espacio que ocupan. Ideal para monoambientes sin un área muy definida para el dormitorio.



Si vivís esquivando muebles o te encanta un apartamento pero te parece que no vas a tener lugar, aplicando estos trucos vas a poder vivir más cómodamente, aunque el espacio sea chiquito. ;-)

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?