Categoría: Arquitectura & Urbanismo , 19 Julio, 2017

El arte de reciclar materiales para construir casas

El arte de reciclar materiales para construir casas

En estos últimos años, una de las tendencias más fuertes en proyectos de arquitectura ha sido la de optimizar recursos, cuidar el uso de la energía, apostar a fuentes renovables, y mantener así una actitud responsable. El camino de la construcción sustentable ha estado marcado por grandes pioneros (arquitectos, ingenieros y constructores) con proyectos ecológicos y económicos, apostando a materiales naturales y reciclados. Son proyectos que nos inspiran a adoptar esta tendencia en casa, con un poco de creatividad y sin necesidad de grandes inversiones.

Los grandes pioneros de la arquitectura sustentable


Gernot Minke: el primero de todos


Minke considerado el padre de la bioconstrucción. Fue director del Instituto de Investigación de Construcciones Experimentales de la Universidad de Kassel, en Alemania, su país de origen. Estudió arquitectura e ingeniería, investigó tecnologías alternativas y construcción con materiales naturales. Inspiró a miles de personas con los talleres y capacitaciones que dictó en Europa, la India y Latinoamérica, incentivando a construir con barro y con nuestras propias manos. Sus diseños mantienen un bajo costo, y sus obras cumplen con los más altos estándares de calidad en habitabilidad.



Dan Phillips: arquitectura que utiliza un 80% de materiales reciclados


Este constructor nacido en Texas, Estados Unidos, se especializa en crear viviendas para personas de bajos recursos. Sus manos convierten fragmentos de losa y carteles en techos, corchos en paredes, y envases de vidrio en ventanales. El 80% de la materia prima que utiliza es reciclada (recolectada o donada), es así como reduce costos y crea viviendas mucho más accesibles.

Dan Phillips es responsable de la empresa Phoenix Commotion, que fundó en 1997. Con ella realiza sus trabajos, y también capacita a personas desempleadas en el oficio de la construcción, donde aprenden a utilizar materiales que ya cumplieron su función original convertidos en chatarra o desperdicios, y procesarlos para que puedan servir de materia prima en la construcción de casas sin perder por eso el confort, la utilidad y la comodidad.



Michael Reynolds: el camino de la construcción autosustentable


Quizá el más famoso en su rubro, este arquitecto estadounidense ha construido más de 2 mil viviendas ecológicas, a las que llama Earthship (“Nave Tierra”). Convencido de que la arquitectura tradicional ya no cubre las necesidades del ser humano y del planeta, ha creado este tipo de diseño que utiliza como materia prima para la construcción elementos como ladrillos hechos con latas, neumáticos y botellas, que se complementan con materiales naturales. Sus casas utilizan paneles solares para convertir la luz y el calor en energía, tienen su propia producción de alimentos y almacenan agua por recolección y filtración. Es una arquitectura que abarata costos a largo plazo y mejora la calidad de vida del usuario.



Reynolds y Uruguay: la escuela autosustentable en Jaureguiberry


En el balneario de Jaureguiberry, departamento de Canelones, desde el 2016 funciona la primera escuela pública autosustentable de América Latina. El proyecto involucró a la comunidad y el trabajo conjunto entre vecinos que codo a codo con alumnos y docentes de la Facultad de Arquitectura sacaron adelante junto al propio Reynolds y su equipo de trabajo.

Más de 160 voluntarios participaron en la construcción, que duró 7 semanas. La escuela tiene capacidad para 100 niños y como todas las obras de Michael Reynolds reutiliza los residuos, aprovecha al máximo los recursos naturales y fomenta el respeto hacia el medioambiente. En este artículo podés conocer más detalles sobre cómo surgió la idea, cómo se llevó a cabo y cómo se convirtió en un ejemplo mundial de construcción sustentable. 






La importancia de reciclar en urbanismo y arquitectura


La conciencia sobre las formas de construcción sustentables ya tiene una presencia muy fuerte en Uruguay y sigue creciendo, así como el uso de energías renovables donde somos ejemplo a nivel continental. Los incentivos para proyectos de edificación sostenible crecen, y en Montevideo se están construyendo varios proyectos de impronta ecológica.

Sin necesidad de convertir nuestra casa en eco-friendly desde cero, cada uno de nosotros puede aportar algo en el cuidado del medio ambiente. 

Algunas ideas:
- Utilizar envases de vidrio para almacenar condimentos en lugar de tirarlos.
- Transformar neumáticos viejos en pufs, mesas o hamacas para el jardín.
- Convertir latas o bidones de plástico en macetas, lámparas o portavelas.
- Usar cajones de verduras como estantes. 



Todos podemos contribuir a revertir los efectos nocivos de la contaminación. Cuidando nuestra casa cuidamos el mundo.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?