Categoría: Arquitectura & Urbanismo , 03 Agosto, 2017

El pasado y el futuro de la arquitectura conviviendo en La Aguada

El pasado y el futuro de la arquitectura conviviendo en La Aguada

Pocas zonas de Montevideo tienen un peso edilicio tan equilibrado entre lo antiguo y lo actual como La Aguada. En este barrio podemos encontrar íconos históricos de nuestra arquitectura como el Palacio Legislaivo, la vieja Estación Central Gral. Artigas de AFE, hoy deteriorada, tan cerca emprendimientos en pleno auge como Aguada Park, o proyectos instalados con fuertes raíces como la Torre de ANTEL. ¿Cual es el pasado y el futuro de estos edificios con realidades tan dispares que conviven entre sí? ¿Qué proyectos nuevos se están instalando en la zona? Su historia, su presente, y su futuro es lo que te contamos hoy.

El edificio más alto del Uruguay


El Complejo Torre de las Telecomunicaciones se lleva el premio al edificio más alto de nuestro país, con sus 160 metros de altura y 35 plantas. Desde allí opera desde su apertura en 2002 la compañía de telecomunicaciones estatal ANTEL, y con ese fin principal fue proyectado por el arquitecto uruguayo Carlos Ott. Pero además tiene otros espacios que son de uso público: un mirador turístico, una plaza, un auditorio (al lado) para 370 personas y el Museo de las Telecomunicaciones, que recorre desde los orígenes la historia de la telefonía.

Su construcción revalorizó absolutamente toda esa zona montevideana y cambió por completo y para siempre la cara de la capital uruguaya, convirtiéndose en quizá nuestro primer edificio representativo del siglo XXI. Es imposible imaginar el horizonte montevideano sin la icónica punta de la Torre de ANTEL.



Aguada Park, una de las principales zonas francas


Luego del impulso que dio la Torre de ANTEL al barrio, al lado se instaló unos años después la torre que hoy conocemos como Aguada Park. Inaugurada en el 2011, funciona como zona franca, una plataforma de servicios globales donde tienen sus oficinas empresas internacionales.

Antes de fin de año comenzarán las obras para una nueva torre que se instalará en la misma manzana, tendrá dos pisos de parking y otros tres de oficinas, cada una con una superficie de 2.200 metros cuadrados. Estará lista en el 2019 y funcionará como complemento de la primera. Alrededor del 2020 un tercer edificio será construido, con la misma capacidad que el primero, formando uno de los mayores polos ejecutivos de la ciudad.



Estación Central de AFE “General Artigas”: el contraste


A cinco manzanas de la Torre de las Telecomunicaciones y Aguada Park, se levanta uno de los edificios más emblemáticos de nuestra historia: La ex estación central de la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE). El edificio fue construido en 1897; a simple vista puede adivinarse aún hoy la belleza que desbordó en sus años de esplendor. Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1975, y hace casi 15 años que recibió en su interior el último tren, antes de ser clausurada el 1º de marzo del 2003. Hoy funciona otra estación central mucho más pequeña a pocos metros de la Torre de ANTEL.

Entre otros factores, la clausura en el 2003 fue uno de los hechos que marcaron el comienzo de su abandono, ya que uno de los secretos más obvios sobre la vida de un edificio es que se mantenga activo. La primera idea para rescatarlo, y la más evidente, es que esta construcción reciba un aire fresco de actividades culturales o comerciales que le permitan volver a la vida. Los expertos coinciden en que un edificio como el de AFE difícilmente se reactive con una sola actividad, y apuntan a que es mucho más viable que la construcción sirva para diferentes objetivos que puedan coexistir y sustentarlo, para lograr su conservación y mantenimiento a lo largo del tiempo.



La idea no es descabellada y tiene precedentes: el 2 de enero de 1988, al suprimirse todos los servicios de pasajeros, la estación se utilizó para exposiciones de diversa índole. Mientras, las oficinas de AFE permanecieron allí, también su playa de carga y de maniobras estuvo continuamente en actividad, lo que mantuvo en gran medida al edificio unos años más con vida (en la década del 90 se reactivaron esporádicamente los servicios de pasajeros).

La estación también alojó espectáculos musicales y artísticos. Ahí tocaron bandas nacionales como Mano Negra y Níquel, o internacionales como Duran Duran, Paralamas y Iron Maiden. De lo último que le dio vida se conoce lo sucedido en junio del 2004: se realizó el evento multicultural “Viene”, que durante un mes sumó actividades como conciertos, locales gastronómicos y eventos culturales. Después de eso, y hasta hoy, el abandono total, y por el momento no hay en el horizonte una reactivación segura de la estructura.



El día que la Reina de Inglaterra casi pisa Uruguay y otras curiosidades vinculadas al edificio: 


Aniversario real: La construcción de la Estación Central tuvo como propósito festejar los 60 años de reinado de Victoria de Inglaterra. Por razones de salud no pudo presenciar su inauguración como estaba pensado. ¿Qué tiene que ver esto con Artigas que da nombre a la estación? Nada, la primera referencia al prócer figuró en el nombre a partir de 1955.

Su arquitectura: Esta construcción tiene en su interior componentes emparentados con la arquitectura francesa y también el barroco italiano. El corredor central está pensado como una especie de calle techada, al mejor estilo de las más típicas galerías europeas. En 1977 el hall del edificio fue reacondicionado.

Una mente creativa italiana: Proyectado por el ingeniero italiano Luis Andreoni, también dirigió las obras.

Esculturas: Cuatro estatuas engalanan la estructura, además de la de Artigas: la de James Watt (ingeniero escocés, que perfeccionó la propulsión a vapor); George Stephenson (ingeniero inglés que cambió las vías de madera por las actuales de metal); Denis Papin (físico francés, inventor de la olla a presión) y Alessandro Volta (físico italiano, inventor de la pila eléctrica). Las esculturas están ahí desde hace 120 años y son obra del italiano Juan Bertini.



La playa de maniobras se conserva bastante bien debido a que su mantenimiento está a cargo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, y además Prefectura tiene una guardia permanente en esa parte de la Estación. En lo que era la terminal de trenes hay también vigilancia, para impedir ocupaciones ilegales que ya han sucedido, y evitar incendios como los ocurridos en el 2014 y 2016, que por fortuna apenas afectaron una decena de metros de la enorme zona.

Proyectos nuevos en el área


Como mencionamos al principio, la reactivación de una zona y su revalorización pueden llevar, en un efecto arrastre, a darle una nueva vida al entorno, al barrio y a la ciudad misma. Aunque no haya propuestas claras que puedan reactivar la gigante estación central, hay muchos otros proyectos que están inyectando a La Aguada de nueva vitalidad.

Torre Valparaíso: Este proyecto ofrece excelentes apartamentos en venta en Av. del Libertador y Valparaíso, con ambientes amplios, balcón y lavadero, living comedor luminosos y conexión a Internet.



Torre Bahía: Ubicada en Libertador esq. Nueva York, es un edificio que tendrá un gran supermercado en el Hall de entrada. Las unidades cuentan con living comedor con mucha luz. terraza, cocina, baños y amplios dormitorios secundarios.



Nostrum Bay es otro de los proyectos que se van sumando en una zona que no para de crecer, y que esperamos arrastre pronto a emblemas significativos como lo es la ex Estación Central de AFE, reactivándola y dándole la vida que se merece.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?