Categoría: Guía de la Ciudad , 24 Agosto, 2017

Diez rincones de Montevideo cargados de nostalgia

Diez rincones de Montevideo cargados de nostalgia

La noche del 24 de agosto es el gran ritual de la nostalgia uruguaya, cuando a nadie le da vergüenza volver a bailar lentos ni imitar a Travolta bailando los Bee Gees. Pero la nostalgia es un sentimiento muy impregnado en Montevideo en cualquier momento del año. Y entre los muchos lugares patrimoniales que tiene nuestra ciudad, hay algunos rincones bien nostálgicos que persisten intactos, y que nos demuestran que no solo el 24 celebramos los recuerdos


1) Vieja Farmacia Solís


Hoy convertida en un espacio cultural, originalmente en el edificio funcionaba una farmacia, hace ya casi 100 años. El espacio aún conserva estanterías con objetos de la época, y toda la decoración y ambientación evoca la nostalgia de vivir en los primeros años del siglo XX. La Vieja Farmacia Solís tiene una excelente cartelera de espectáculos que llevan la nostalgia a otro nivel.

Ubicación: Av. Agraciada 2623, esquina Santa Fe. Teléfono: 2204 2303



2) Biblioteca Popular Palomar de Cavia


¿Que tiene de especial esta biblioteca, si “solo” fue un antiguo palomar? Ni más ni menos, está ubicada en la quinta donde José Artigas firmó las Instrucciones de 1813 y es lo único que queda de ella. Nuestro prócer estableció su cuartel general en la quinta de José Manuel Sainz de Cavia, sobre el camino de la Aldea (hoy Avenida Italia). 



El 7 de agosto de 1975 el lugar fue declarado monumento histórico nacional y en 1994, con mucho esfuerzo de los vecinos, se inauguró como biblioteca. Conserva el espacio curvo de su arquitectura, y se puede apreciar gran parte de las paredes originales por encima de las estanterías. Es un espacio pequeño pero encantador, que te transporta a otros tiempos.

Ubicación: Avelino Miranda y Av. Italia, al costado del hospital Británico.



3) El Chamuyo (ex Guambia)


Cuando era Espacio Guambia, durante trece esta sala de la Ciudad Vieja recibió a grandes artistas y bandas de todo tipo, un lugar donde se vieron inolvidables conciertos, y algunos grabaron allí discos en vivo y DVD's. Cuando cerró, causó gran pesar en quienes formaban parte de aquella movida cultural, como artistas o como público. 

Afortunadamente El Chamuyo retomó la posta y hoy continúa la tradición con espectáculos en vivo y milongas. En las paredes se pueden ver afiches de los shows que tuvo en las últimas décadas, con grandes de la música nacional.

Ubicación: 25 de Mayo 591 esq. Juan Carlos Gómez



4) Restaurante y Almacén Sin Pretensiones


Este precioso local se puede definir como “un aire de campo en el corazón de la ciudad”, en la Ciudad Vieja. El lugar recuerda a un viejo almacén, de los de antes, y de pueblo. La estética, la disposición de los productos, la atención… todo es “como antes”, con la amabilidad típica del interior de nuestro país.



El restaurante se maneja en un 80% con productos nacionales, provenientes de pequeños y medianos productores, cuando no son elaborados en el mismo local como el helado, una grapamiel, y un medio y medio de la casa. Un emprendimiento completamente uruguayo, que apuesta a la cocina rioplatense, platos caseros y sabor auténtico.



En cuanto al almacén, todo lo que se ve está a la venta. Si te gusta la silla donde comiste, la podés comprar. El local se abastece semanalmente en ferias y remates, y siempre tiene algo curioso para ofrecer (una vez consiguieron una colección de cucharas, y una extraña colección de sombreros del Teatro Solís que se vendió de inmediato). Un lugar nostálgico, imperdible.

Ubicación: Sarandí 366

5) Feria Tristán Narvaja


Es una de los paseos dominicales montevideanos más clásicos y la feria más famosa del país, con más de 100 años de historia. Además de comprar frutas, verduras y artesanías como en otras ferias, caminar por “Tristán” es un verdadero boleto al pasado: se venden antigüedades, revistas viejas, discos de vinilo, libros y ropas usados. Literalmente se puede encontrar cualquier cosa. Los músicos callejeros y los restaurantes de la zona hacen más colorida la feria, que tiene gente desde que se instalan los puestos hasta que se desarma el último. 

Ubicación: Tristán Narvaja y 18 de Julio



6) Baar Fun Fun


Fun Fun es todo un emblema de la movida capitalina, que está en la ciudad desde 1895. Un rincón bien nuestro, con el famoso licor de la casa: la Uvita, de receta secreta, probado por el mismísimo Carlos Gardel en 1933, acodado al viejo mostrador de estaño que se exhibe aún intacto. Se dice que esa noche el Mago le dedicó un tango a capella y una foto autografiada que actualmente se exhibe en el local. Este bastión de la cultura uruguaya recibió además bajo su techo a grandes personajes del mundo artístico rioplatense como Pedro Figari, Jaime Roos, Jorge Drexler o Alejandro Dolina. Un monumento viviente.

Ubicación: Soriano 922 esq. Convención.



7) Palacio Salvo


Pensar en arquitectura en Montevideo es pensar en el Palacio Salvo, inaugurado en 1928. En este icónico edificio, proyectado como hotel, estuvo el “Café y Chocolatería La Giralda”, el mismísimo lugar donde se estrenó La Cumparsita. Hoy el Salvo conserva mucho de su construcción original, sobre todo en la fachada pero también en su interior. En la parte dedicada a los apartamentos, al salir del ascensor uno se puede encontrar de frente a viejas escaleras en perfecto estado y las siglas del edificio en el piso, bien grandes y decoradas: PS. También se puede ver el ascensor viejo. Para descubrir mejor la historia del Palacio Salvo, se puede hacer una visita guiada.

Ubicación: 18 de Julio y Plaza Independencia



8) Teatro Solís


El 25 de agosto el Solís cumple 161 años, y sin dudas goza de buena salud. Caminar por el edificio es recorrer siglos de historia, las paredes hablan de cuando Uruguay era joven, todo visitante queda inmerso en una atmósfera de época. Se hacen visitas guiadas (los miércoles gratuitas, a las 11, 12 y 16 hrs), y por supuesto nunca está de más ir a ver un espectáculo, donde se experimenta un disfrute incomparable.

Ubicación: Reconquista s/n esq. Bartolomé Mitre 



9) Barbacana Museum Pub


Un rincón bien montevideano, donde se puede comer algo dentro de un museo  (hay pizzetas con nombres como Mozart, Beethoven, Vivaldi y Bach, entre minutas y bebidas). Es para ir y dejarse llevar por las más de 13 mil piezas que evocan el pasado de Uruguay y el mundo. Desde vitrales de una capilla, radios antiguas, cajas registradoras de la principios de siglo XX, hasta cachilas.

Ubicación: Joaquín Requena 1120, esq. Canelones.



10) Bar de Porro (Las Piedras)


“Lo de Porro” es un tradicional restaurante familiar de la ciudad de Las Piedras, ambientado como un bar clásico de antaño, de esos que cada vez quedan menos. Las paredes, las estanterías, el techo, todo está decorado con antigüedades bien curiosas que capturan la atención de todos los que entran. Lo de Porro es muy recordado como el local que frecuentaba Alcides Ghiggia, el héroe de Maracaná, hasta sus últimos años, todos los mediodías, sentándose en la misma mesa. Nadie podía ocupar el lugar hasta que él se retirara.

Ubicación:  Batlle y Ordóñez 664, Las Piedras



Si este 24 encendió tu sentimiento de nostalgia, ya tenés una lista de lugares para recorrer, desde los más emblemáticos del turismo montevideano hasta esos rincones que se mantienen como buenos secretos. La historia, la cultura y el patrimonio uruguayos también se pueden combinar con una linda salida nocturna.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?