Categoría: Arquitectura & Urbanismo , 31 Agosto, 2018

Arquitectura sustentable en Uruguay

Arquitectura sustentable en Uruguay

En Uruguay, la arquitectura sustentable está avanzando a paso firme, y en nuestro mercado inmobiliario cada vez más nos encontramos con proyectos amigables con el medio ambiente, que a su vez se traduce en edificios más eficientes y con un menor costo de vida para el usuario. Hoy buceamos un poco en la historia reciente de la arquitectura sustentable en nuestro país, donde incluso hemos sido pioneros en el mundo con algunas propuestas.

¿Qué hace a un edificio ecológico?


Los pilares que definen la arquitectura sustentable son el ahorro de energía, el bajo impacto en el entorno y la comunión con la naturaleza. Un edificio ecológico tiene los tres componentes en su estructura.

  • Ahorro energético: Este tipo de arquitectura busca en su diseño aprovechar al máximo la iluminación natural, para que la luz eléctrica se use lo menos posible. Otro detalle característico consiste en minimizar la pérdida de calor, optimizar el aislamiento, y asegurar así que se mantenga la temperatura interior estable. Por supuesto pueden incluir sistemas de calefacción y generación eléctrica con paneles solares.

  • Bajo impacto en el entorno: Un diseño sustentable procura desde la obra misma causar el menor impacto posible en el ecosistema. Busca utilizar materiales de producción local, y materias primas de la zona, para que el transporte de los mismos sea de cortas distancias (reducir así la contaminación producida por los vehículos)

  • Naturaleza y arquitectura unidas: En lo posible, siempre este estilo de construcción busca integrar a la naturaleza con el diseño, en lugar de que la construcción sea una barrera y una frontera entre lo natural y lo artificial.

Edificios sustentables uruguayos


En nuestro país, hay varios ejemplos de diseños arquitectónicos amigables con el medio ambiente, tanto de oficinas como de viviendas. Quizá el más conocido de los primeros es el que destaca en el parque de Zonamérica sobre la ruta 8 y la 102: Edificio Celebra.



Con su característica forma circular, es una torre de oficinas de siete pisos instalada en 7.000 m2. Tiene una capacidad para que trabajen hasta 1.200 personas e incluye un jardín vertical en el que el biólogo español Ignacio Solano combinó más de 6.000 plantas. Es el único edificio en el país que alcanzó la mayor certificación del U.S. Green Building Council, la LEED Gold, que registra construcciones ambientalmente sustentables, evaluándolas en seis puntos:
 
  • Uso eficiente de la energía
  • Innovación en el diseño
  • Uso eficiente del agua
  • Uso del suelo en el lugar
  • Materiales con los que se construyó el edificio
  • Optimización del aire acondicionado.


Edificio Celebra también fue premiado en Londres como el Mejor Edificio de Oficinas del Mundo por el International Property Awards y Bloomberg.

En cuanto a edificios de vivienda, que en Uruguay destacan por tener una tendencia eco-friendly, podemos mencionar los siguientes:

Alma Brava: En pleno Barrio Sur, este edificio cuenta con paneles solares que optimizan el ahorro energético, mientras que la iluminación de balcones y espacios comunes utiliza luminarias led. Además, tiene colectores de agua de lluvia para reutilizarla en sistemas de riego de los espacios parquizados y calentamiento. Todas las carpinterías de Alma Brava poseen sistemas de protección solar y vidrios con cámara de aire para aislación térmica.


Proyecto Alma Brava

Alma Corso: También ubicado en Barrio sur, destaca principalmente por el jardín que tendrá instalado en su terraza, que será el primer bosque en altura de Montevideo, con más de 200 metros.

Met Rond Point: El aporte que este proyecto de La Blanqueada suma a la sustentabilidad en Uruguay, es la previsión en su estructura para la futura instalación de paneles solares. Esto permitirá un significativo ahorro energético y económico para cada usuario de este edificio de la serie Met.


Proyecto Met Rond Point

Los proyectos pioneros en nuestro país


  • Torre Alexander

En enero del 2013 el primer edificio residencial autoabastecido de energía en el mundo se vio en Punta del Este.

Se trata de la Torre Alexander, ubicada a la altura de la parada 3 de La Mansa. Es un edificio de 16 pisos y 54 apartamentos, dos penthouses, salas para juegos, spa, piscinas y salón de fiestas, y usa energías  eólica y la solar 100% renovables. ¿Cómo? Con 9 turbinas eólicas, cada una generando por mes 6.480 kilowatts con un promedio de 30 km de velocidad/viento, lo que se incrementa los días de temporal o de rachas fuertes. En cuanto a los paneles solares, cuenta con 100 m2 de ellos instalados en la terraza.


Imagen donde se aprecian las turbinas eólicas en la azotea de la Torre Alexander, en Punta del Este

  • Escuela autosustentable en Jaureguiberry

Otro proyecto edilicio que impactó fuertemente en la tendencia de arquitectura eco-friendly en Uruguay fue la Escuela Sustentable de Jaureguiberry, la primera escuela pública de este tipo en América Latina. El proyecto involucró a la comunidad, alumnos y docentes de la Facultad de Arquitectura y al arquitecto Michael Reynolds, con más de 40 años de experiencia diseñando edificios sustentables con materiales naturales y reciclados, como ladrillos hechos con botellas, neumáticos y latas.

Reynolds vino a Uruguay junto con su equipo de trabajo para capacitar, orientar y colaborar con las obras para construir la escuela, que está ubicada en el kilómetro 80 de Ruta Interbalnearia.



Se calcula que en una vivienda estándar de 60 m2, se puede ahorrar hasta un 40% de energía solo con un buen acondicionamiento térmico de techo y paredes. Si a esto le sumamos el aprovechamiento del agua de lluvia para riegos, iluminación led, orientación optimizada para aprovechar al máximo la luz solar y paneles que aprovechen su energía junto con turbinas eólicas, no está tan lejano el futuro en el que este tipo de construcciones sea la norma y ya no la excepción.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?