Categoría: Arquitectura & Urbanismo , 26 Junio, 2017

Edificios montevideanos que vuelven a la vida

Edificios montevideanos que vuelven a la vida

Por los distintos barrios de Montevideo encontramos varios edificios que han ido quedando abandonados o sin terminar a lo largo de los años, desentonando con el resto de la ciudad. Qué mejor forma que devolverle el color a la ciudad trayendo esos lugares de nuevo a la vida (como se pretende, por ejemplo, con el programa municipal de rescate de viviendas abandonadas). Te mostramos varios proyectos que han reciclado edificios en desuso con éxito y algunos que están aplicando esa fórmula en el presente. 
 

Nostrum Dieciocho en Cordón

 
En 18 de Julio y Tacuarembó todos los montevideanos vimos un esqueleto inconcluso de un edificio que allí estuvo desde 1979, año en el que se paralizaron las obras. Se fueron dando traslaciones de dominio y prórrogas de plazos (con beneficios en la reliquidación de deudas); sin embargo pasó tanto tiempo que los interesados en los futuros apartamentos y los mismos emprendedores se dejaron vencer por la inacción. Aparecieron diversas propuestas para encarar ese problema, hasta que por resolución de la Intendencia, el 17 de julio de 2014, la Junta Departamental facultó un plazo adicional de 24 meses para terminar las obras.
 

 
Finalmente, la presentación de un nuevo permiso de construcción para las torres llegó en el 2015 por parte de Altius Group. En 2016 comenzaron las obras de readecuación de la estructura existente para continuar con la obra inconclusa.
 
La primera de tres torres se inaugurará en agosto: 48 unidades de vivienda, en su amplia mayoría de dos dormitorios, y locales comerciales en la planta baja. Las siguientes dos torres serán inauguradas en el 2019. El edificio contará en su fachada con un mural reconstruido del artista Dumas Oroño (1921-2005; integró el taller del maestro Joaquín Torres García) gracias al acuerdo de los empresarios con las hijas del artista, Tatiana y Helena Oroño.
 

 

Bilú Riviera: ex Hotel Bristol en Carrasco


Tomando la posta de otras propuestas que no llegaron a prosperar, Altius Group también invierte en este edificio emblemático de Montevideo construido en 1925. Se concibió y funcionó como un hotel a la vanguardia en el estilo art déco que estaba causando sensación en la época. Primero se llamó Hotel Bristol, y luego de varios años de inactividad en 1992 abrió nuevamente sus puertas como Complejo Riviera. Entre los años 2002 y 2007 bajó paulatinamente su actividad hasta cerrar sus puertas y caer en el deterioro y el abandono. El edificio, ubicado en Rambla. Rep. De México y 6 de Abril, se está remodelando, tanto la casona como su jardín del padrón lindero. 
 

 
Altius Group convertirá al edificio en el Bilú Riviera: siete pisos con espacio para 22 viviendas y una zona de oficinas. Los apartamentos serán de uno a tres dormitorios, y costarán entre US$ 200.000 y US$ 3.000.000, dependiendo del tamaño y de la vista que domine el apartamento. Será inaugurado en el 2019. 
 

 

Conaprole en Carrasco


El uso del local conocido como ex Conaprole, ubicado en el parque Dr. Gabriel Terra, estará en licitación pública por parte de la Intendencia el próximo mes. La idea apunta al acondicionamiento y mejora de la edificación existente para su explotación comercial con todo tipo de eventos gastronómicos, culturales y empresariales. El plazo de la concesión será de cuatro años. El adjudicatario deberá abonar un canon y realizar obras de recuperación y mantenimiento de construcciones y espacios exteriores. Las ofertas serán recibidas a partir del 19 de Julio a las 14 hrs.
 

 

Edificios revitalizados en Parque Rodó

 

 

Plaza Mateo


Plaza Mateo estaba en estado de abandono desde el 2006. Ahora, desde finales del 2016 funciona allí un centro de eventos: dos boliches, un pub y un restaurante, propuestas gastronómicas, recreativas y culturales que reúnen a cuatro locales, una plaza abierta y de uso libre; más varias actividades y fiestas privadas.
 

 

El Yatch


La construcción original del edificio El Yacht data de la década del 30, diseñada por el arquitecto Buenaventura Addiego. Hasta el 2015 funcionó allí el complejo W Lounge, donde varios boliches tenían actividad, ese año el edificio quedó inactivo, con peligro de convertirse en un inútil esqueleto arquitectónico en una de las zonas más lindas de Montevideo. 
 

 
La Intendencia de Montevideo llamó a licitación, y de las seis propuestas presentadas ganó la iniciativa gastronómica que puso al edificio en manos de McDonalds. Hoy es un ejemplo de cómo conservar nuestro patrimonio edilicio: Durante las obras (a cargo del Estudio LPS - Lorieto, Pintos & Santellán) se limpiaron 1400 m2 que se habían agregado al edificio original sin ningún criterio ya que eran usados como depósito, y fue así que salieron a relucir los 1200 m2 originales del atractivo edificio. La concesión es por 10 años y recibió una inversión de casi un millón de dólares.
 

 

Forte di Makale


Lo que fue un famoso restaurante dentro de la movida gastronómica montevideana se convertirá en un local bailable. La licitación, a 20 años, fue concedida en el 2014 a  Fresca Flor S.A y este año deberían haber comenzado las obras pero actualmente se pidió una prórroga. 
 

 
El edificio será remodelado, acondicionado y ampliado, con una inversión por encima del millón de dólares. También se tiene pensado para el 2018 instalar en la zona un edificio de tres plantas dedicado exclusivamente a la movida nocturna, que se convertirá en una de las discotecas más grandes de Sudamérica.
 

 

Hotel Oceanía en Punta Gorda


Sobre la calle Mar Ártico funcionó el hotel casino Oceanía, un lindo ejemplar de arquitectura náutica. El edificio original fue construido por una empresa a manos de Ramón Bello y Alberto Reborati, en la década de 1930. 
 

 
En 2009 la Comisión Permanente de Carrasco y Punta Gorda  aprobó sus planos y los remitió a la Junta Departamental, para transformarlo en 2013 en un edificio de apartamentos a cargo de la empresa Union Properties Group (UPG) que adquirió el edificio en el 2010. La obra incluyó excavaciones en la roca viva donde está asentado el edificio, para construir el parking. Decidieron invertir 10 millones de dólares entre capitales uruguayos y extranjeros.
 

 
Todavía quedan edificios por rescatar. De seguir por este camino la cara de Montevideo continuará recibiendo pinceladas renovadoras que harán más linda nuestra capital, como se lo merece.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?
Inicia sesión o registrate
para agregar a favoritos
Correo electrónico
Continuar
O
Ingresar con Google
Ingresar con Facebook
icono Bienvenido de nuevo.
Ingresa tu contraseña
Tu contraseña Contraseña incorrecta.
Continuar
Estas ingresando como .
Cambiar de cuenta
Olvidé contraseña

Envíamos un correo a . Revise su correo y siga los pasos indicados para recuperar su contraseña

icono Escribe una contraseña
para registrarte
contraseña Contraseña inválida. Debe contener mínimo 6 caracteres.
Continuar
Hacer esto despues
icono Vivis con alguien más?
Mostrale lo que estas buscando
Correo electrónico de la persona con quien vivis Correo inválido.
Continuar
-->